El enigma del Santo Grial

Una trepidante novela de aventuras, acción e intriga; impregnada de misterio desde los angeles primera hasta l. a. última página.

Año 1367. Los dos hombres más importantes de una clandestina sociedad cátara aparecen torturados y asesinados en los angeles ciudad de Narbona, al sur de Francia. Pertenecen a l. a. hermandad encargada de guardar el Santo Grial desde hace siglos.

Raimond Guibert, jefe militar del papa Urbano V, haciendo un want a los angeles mujer que lo adoptara en su infancia, se desplaza hasta Narbona para indagar sobre estas muertes. Mientras lleva a cabo sus pesquisas, conocerá a Joseph Clyment, un miembro de esta secreta sociedad cátara. Este le revelará que desde hace siglos son los responsables de mantener oculto el Santo Grial, que fue guardado por sus predecesores, y necesita encontrar el lugar donde está escondido antes de que lo hagan los que asesinaron a sus líderes, si es que no lo han hecho ya. Raimond aceptará ayudarle al estar convencido de que esta búsqueda le llevará hasta el asesino.

La búsqueda estará llena de pistas que deberán descifrar si quieren encontrar el cáliz de Cristo. Pero también estará llena de peligros.

Show description

Preview of El enigma del Santo Grial PDF

Similar Adventure books

Pulse (A Jack Sigler Thriller)

Think an international the place squaddies regenerate and proceed struggling with with out pause, and the place suicide bombers stay to strike back. this can be the dream of Richard Ridley, founding father of Manifold Genetics, and he has came upon the foremost to everlasting lifestyles: an historic artifact buried underneath a Greek inscribed stone within the Peruvian wilderness.

The Night of Knives

Veronica Kelly got here to Africa to begin her existence over. nonetheless reeling from her divorce, she is thankful while a good-looking stranger invitations her to hitch a journey to go to gorillas in Uganda's wild Impenetrable wooded area. a visit that is going desperately fallacious whilst their workforce is captured via brutal gunmen.

Then one vacationer is executed.

And then another.

This isn't any random kidnapping: their abduction is simply the 1st circulate in a perilous strategic video game. A online game within which Veronica's ex-husband is by some means involved.

Now she needs to embark on a wild trip throughout Africa, to unveil a malignant conspiracy prior to it consumes whole countries - and hundreds of thousands of lives. ..

Flinx Transcendent (Adventures of Pip & Flinx)

 Flinx is the single one with any likelihood of preventing the evil colossus barreling in to spoil the Humanx Commonwealth (and every little thing else within the Milky Way). His efforts take him to the land of his mortal enemies, the bloodthirsty AAnn, the place likelihood is first-class that Flinx can be done. And he should also search out an historic sentient guns platform wandering round the galaxy after which speak with it, a powwow which can rather well fry his mind.

The Darwin Elevator (Dire Earth Cycle)

Long island occasions BESTSELLERJason M. Hough’s pulse-pounding debut combines the drama, swagger, and bright characters of Joss Whedon’s Firefly with the expertise of sci-fi writer John Scalzi.   within the mid-23rd century, Darwin, Australia, stands because the final human urban on the earth. the area has succumbed to an alien plague, with many of the inhabitants remodeled into senseless, savage creatures.

Extra info for El enigma del Santo Grial

Show sample text content

Quiso gritar de rabia, llorar amargamente, pero no pudo. Sintió un gran vacío en su inside, como si le hubieran arrebatado algo propio, y no period para menos. Etienne había estado a su lado durante los últimos ocho años guerreando contra los Infieles y posteriormente al servicio del papa. period un gruñón, pero period un hombre bueno. Sintió una mano temblorosa apoyarse sobre su hombro. —Lo siento, hijo mío —dijo con dulzura el padre Sébastien, apretando l. a. mano—. Dios ha querido llevárselo a su lado. Raimond se levantó lentamente y se giró, siendo observado por todos. —Sólo espero que su muerte no sea en vano —dijo iracundo mirando fijamente a Joseph. Se acercó a grandes zancadas al herido que había sido amordazado y le agarró del cuello levantándolo en el aire—. �Quién os contrató? —gritó fuera de sí—. �Habla o te mato ahora mismo! —urgió a los angeles vez que lo zarandeaba violentamente. Este se mantuvo en silencio, con quejidos de dolor. Lo dejó caer al suelo nuevamente y extrajo su espada que estaba clavada en l. a. tierra. —Raimond, hijo —le sujetó del brazo débilmente el sacerdote—. Si lo matas, nunca obtendremos su confesión. Raimond lo miró un momento e rationaleó digerir l. a. ira que sentía. A regañadientes asintió y volvió a clavar los angeles espada en l. a. tierra. Gustosamente hubiera atravesado con su espada a ese malnacido y le hubiera hecho pagar los angeles muerte de Etienne, pero el sacerdote tenía razón, lo necesitaban vivo. —Lo mejor será llevarlo ante el senescal y que lo interroguen las autoridades —sugirió Joseph—. De esta forma se hará oficial su declaración, y los responsables de todo esto pagarán por lo que han hecho. Una vez vendado convenientemente Edgard, y más tranquilos al comprobar que los angeles herida había sido limpia, decidieron terminar el trabajo antes de ir a l. a. población más cercana a pasar l. a. noche, ya que faltaba poco para anochecer, y, de paso, para que un médico curara a Edgard. Joseph continuó excavando con rapidez mientras Raimond depositaba el cuerpo sin vida de Etienne sobre el caballo y lo sujetaba para llevarlo con ellos y darle el entierro que se merecía. También deberían avisar al preboste de aquella región para que se encargara de los cadáveres. —Siento de veras lo de su amigo —oyó que le decían a su espalda. Raimond se giró para encontrarse con los bonitos ojos almendrados de Agnés. Asintió agradecido. —Hemos encontrado una nueva pista —anunció apesadumbrada—. Pensé que le gustaría saberlo. Raimond, sorprendentemente, no se enfadó por no hallar el tesoro y sí en cambio una nueva pista. Seguramente el dolor por l. a. pérdida period demasiado grande como para experimentar otros sentimientos. —¿La habéis descifrado ya? —preguntó sin ánimo tras un largo silencio, con l. a. mirada en el más allá. —No, todavía no. Joseph y el sacerdote se acercaron. —Será mejor que nos vayamos cuanto antes, Edgard necesita que lo vea un médico —sugirió Joseph un tanto triste. —¿Y l. a. pista? —preguntó Raimond. —La sé de memoria. Podemos resolverla por el camino o una vez que lleguemos a una posada. Ya los angeles hemos tapado con tierra, tal y como estaba.

Download PDF sample

Rated 4.71 of 5 – based on 22 votes